Otro fin de semana en Vallarta, trabajando, por supuesto. En esta ocasión, me di un pequeño tiempo para tomar un par de fotografías (de mala calidad) y dar un paseo por la ciudad de Vallarta. Eran los últimos días del temporal de lluvia y en las fotos se puede notar un poco de bruma, bueno, es el efecto de la bruma o la mala calidad de la cámara de mi teléfono celular que deja mucho que desear en condiciones de poca luz.

            A partir de este mes, comienza a mi gusto, la mejor temporada para visitar Vallarta. Los días son cálidos (altas temperaturas, pero soportables) y las noches… las noches son lo más agradable. Nada como encontrar un restaurante con vista a la bahía, música y excelente sazón por supuesto. Lo único que he lamentado, es el que no haya podido compartir aun esta experiencia con quien yo quiero.

            En realidad, la comida es lo que más he disfrutado en mis visitas. La playa me gusta pero solo para observar las olas ir y venir, como método de relajación. Detesto la sensación de la arena y la sal en mi ropa, así que mejor lo evito en lo posible.

            Para mi próxima visita, espero contar con una buena cámara fotográfica y presentar algunas tomas que representen más dignamente a Vallarta.

 

Imagen026Imagen035