Hs-2009-14-a-xlarge_web

La noche del viernes tuve la oportunidad de un muy esperado reencuentro, hac?a bastante tiempo que no me sent?a as?? a ver mal pensados, no estoy hablando de una persona, es simplemente que volv? a darme un rato de descanso mirando hacia el cielo.

Hace ya algunos a?os, descubr? leyendo en internet, que no era necesario un telescopio para observar las estrellas. Unos simples binoculares hacen muy bien ese trabajo, pues entonces me compre unos y all? empez? el romance.

Durante alg?n tiempo invert? al menos dos horas diarias por la noche, arriesgando mi pellejo, en el jard?n y azotea de mi casa observando; no buscaba algo en particular, solo ve?a hacia el cielo y disfrutaba de la tranquilidad de poder escuchar mis pensamientos. Investigue m?s y descubr? que en Estados Unidos pod?a conseguir libros m?s econ?micos que aqu? en M?xico, acerca de c?mo observar el cielo con binoculares. Bueno, resulto m?s caro de lo esperado, jam?s considere los costos de env?o, pero por lo menos ten?a algo en que entretenerme.

Ahora si estaba listo para buscar la osa mayor, la osa menor, Andr?meda, etc., supe c?mo encontrar el Norte, el Sur? aprend? a calcular grados de visi?n y cosas muy interesantes si eres un nerd. Me suscrib? a la revista Sky and Telescope y pues me sent?a ya todo un astr?nomo.

Pero el romance fue interrumpido abruptamente? fueron casi tres a?os de no ver hacia el cielo. Ahora, solo espero poder darme oportunidad de pasar m?s tiempo con ella? si, y con la astronom?a tambi?n.