Dinner

*Basado en hechos reales.


Ahí están de nuevo.

Cómo cada semana, no pueden fallar.

Cada quien en su lado,

cada uno en su mundo.

 

Ordenan siempre lo mismo:

él, sopa de brócoli y una milanesa,

ella, una crema de elote y después

tan solo un trozo de res.

 

No se miran.

No se tocan.

Ni llega tan siquiera

un pequeño roce cualquiera.

 

No emiten sonido alguno.

Solo atienden cada uno a su bocado.

Verles es como escuchar una sinfonía

una orquesta de la que su música sabe a nada.

 

Ahí quedo yo también

mirándoles

con la expresión perdida,

esperando que en algún momento al fin reaccionen.

 

Como cada semana,

el hombre solicita la cuenta.

La dama, aún con mucha calma

abre su bolso para tomar un cigarro… lo fuma.

 

Al fin se alejan.

Cómo cada semana, no pueden fallar.

Cada cual en su lado,

dándose la mano, comparten este mundo.