Image

 

No tienes idea de cuanto disfruto la noche,
el único momento de mi día en que puedo escuchar
la tenue voz de tu recuerdo,
la oportunidad de seguir sujetando con fuerza,
todo aquello que me unía a ti.
 
El sonido apagado de los autos en la lejanía,
la quietud de la obscuridad entre las hojas de los arboles…
respiro profundamente, esperando que esto te traiga hasta mi.
¿y si pudieras escuchar cuando te llamo en sueños,
tardarías demasiado en llegar?
 
Para amar algo, no es necesario tenerlo siempre al lado.
No se debe forzar a unir, lo que el destino decidió mantener separado.
Así debo aprender a sobrevivir,
alimentando mi esperanza de alguna vez,
poder mirarte fuera de ese frío marco.