th1

Hoy desperté, mirando otro cielo. Un cielo distinto, un cielo que no es el mío. Y aunque lleva el mismo azul que yo recuerdo, sé que no es el que solía disfrutar todas las mañanas.

Desperté entre gente que no conozco. Gente que no es distinta a mí, pero que me mira como haría con un bicho raro; gente que teme estrechar mi mano cuando la extiendo al saludar.

Esta mañana desperté lejos del hogar, en camino a un destino que aún yo mismo desconozco. Desperté añorando los años buenos de la infancia, recordando a los amigos que se fueron… y a los tantos que se han quedado.

Desperté llorando, sabiendo que mi presente no importa, que mi pasado está borrado, y que mi futuro a nadie interesa. Abrí los ojos pensando que valgo nada, que mi voz es sonido en el vacío. Desperté con una mochila al lado, llena de nada, vacía de esperanzas.

Esta mañana, desperté pensando en todo, soñando con volver… y heme aquí, camino a un lugar donde seguramente, dejaré de ser quien soy. Viviendo entre personas con ideas diferentes a las mías, creencias y fe tan distintas. Desperté sabiendo que en poco tiempo, perderé mi identidad, consciente de que aquél quien yo alguna vez fui, no regresará jamás. Seré entonces, un ser irreconocible, algo distinto, aquello que yo más odié.

Hoy, desperté sabiendo que mi vida, nunca cambiará.